Curazao, Bonaire y Aruba son más que sol, mar y arena. Basta con hacer un recorrido por estos destinos para vivir una experiencia de intercambio cultural inolvidable que nos muestra otro Caribe.

Un recorrido por las estrechas calles de la bella Ciudad Amurallada y una muestra de los bailes representativos del Caribe colombiano que incluyó mapalé y otros ritmos africanos, no podían ser mejor para empezar esta nueva aventura.
Lo que antes ya había sido bueno, se puso mejor. El siguiente paso era continuar con los registros y un insignificante pero meticuloso protocolo propio de cualquier viaje. Y digo insignificante comparado con lo que me esperaba, era nada más y nada menos que el barco Monarch de Pullmantour Cruceros anclado en el Puerto de Cartagena y en el que viviría gran parte de esta aventura que estaba dividida en dos, una en tierra y otra en el mar Caribe.
Curazao fue nuestro primer destino fuera de la América continental. En esta pequeña isla un recorrido por la zona residencial, donde se pueden observar las coloridas casas en una de las avenidas principales, fueron el primer encuentro con la historia de la isla, algo que continuó con una visita guiada en el museo Kura Hulanda.
A partir de esa visita, ya todo estaba más claro. Pasaría los próximos días en tres islas que pertenecen al gobierno de Holanda, donde gran parte de sus habitantes son inmigrantes de países de Latinoamérica que llegaron allí en busca de oportunidades, porque los propios, una vez terminan sus estudios de bachiller emigran al viejo continente en busca de mejores oportunidades, pues en ese lugar, aunque las personas hablan cuatro idiomas, no hay universidades para formación profesional.

Entre el mar, el sol y la arena. Lejos de Curazao el sol quemaba con la misma intensidad. Sin embargo, hasta el peso de la sal en la piel podía ser minimizado por la emoción de hacer un recorrido en lanchas acuáticas, un recibimiento como Dios manda, en la isla de Bonaire. Este es prácticamente un plan obligatorio en la isla y su costo oscila entre los 100 y 125 dólares por persona, y 200 si lo hace en pareja. Como recomendación, les digo que terminarlo con una jornada de snorkel sería perfecto, así se puede disfrutar y contemplar la vida marina. Todo para vivir una aventura completa.
Para rematar, podría disfrutar de unas buenas cervezas en algunos de los restaurantes ubicados al frente del mar, o si no, deleitar el paladar con un buen plato de iguana o chivo, la comida típica de la isla, que yo, por cuestiones de agenda me quedé con ganas de degustar.
Ya en Aruba, expresiones como dushi, bon bini y conta cubo, aprendidas en Curazao, eran comunes en nuestro vocabulario. Bello o bella, bienvenido y ¿cómo estás?, son los significados de estos términos propios del papiamento, el idioma oficial de las tres islas, ese mismo que nació en boca de los esclavos en aquella época para comunicarse sin que sus amos supieran de qué hablaban. Hoy, a pesar de los otros idiomas que se hablan en estos lugares tales como el inglés, el español y el holandés, el papiamento es el que predomina, pues es la combinación de las otras tres lenguas.
En este lugar casi desértico los planes incluyen una visita al puente natural, aunque sea solo para observar lo que queda de él pues el 2 de septiembre de 2005 a eso de las 4 de la mañana se vino al suelo. Sin embargo, sigue siendo muy concurrido por los visitantes de la isla.
Solo para referir precios, en la isla puede encontrar un coco por 4 dólares, una empanada por 3 y una cerveza por 2.
Otros lugares para conocer serían el Faro, perfecto para disfrutar de unas cervezas un fin de semana y observar la buena vista que ofrece el lugar, un recorrido por la ciudad y por supuesto, una visita a las ruinas de la Planta de Fundición de Oro de Bushiribana, construida en 1872.
Toda esta experiencia es posible disfrutarla en un recorrido a bordo de un barco que también incluye a Colón (Panamá), como destino, y también ofrece planes dentro y fuera de él, donde además de disfrutar de la belleza de la naturaleza, se puede gozar de muchos servicios y de la riqueza cultural que en su interior ofrece al abrir sus servicios a todos los países del mundo y con la garantía de conocer la maravilla de muchos destinos en esta parte del continente.

 

Please follow and like us: